¿Cómo sobrevivir a una relación a distancia?

Sobrevivir a una relación a distancia

Las relaciones a distancia tienen sus propios retos, y he visto lo bueno, lo malo y lo feo. Esto es lo que he aprendido al sobrevivir a todo esto.

«¿Vale la pena esperar?»

«¿Siente lo mismo que yo?»

«¿Me estoy engañando al pensar que esto puede funcionar?»

«¿Sería mejor salir con el cartero en su lugar? Al menos viene a mi casa todos los días».

«¿Existe realmente mi novio o se trata de una elaborada estafa nigeriana con tarjeta de crédito?»

Las relaciones a distancia apestan. Nunca he conocido a nadie que dijera: «Sí, mi novio vive a 14 horas en Finlandia, ¡es genial!». Por el contrario, todas las personas que he conocido en una relación a distancia acaban con esa sensación agónica: que el corazón te es arrancado lentamente del pecho por un cuchillo de mantequilla y sustituido por insatisfactorias llamadas de Skype y ventanas de chat parpadeantes.

Lo entiendo. He estado allí. Las tres relaciones más importantes que he tenido han implicado la distancia de una manera u otra.

Survivre à une relation à distance

Como joven aterrorizado por cualquier tipo de compromiso, descubrí que sólo podía permitirme enamorarme de una chica si estaba al menos a 800 kilómetros de distancia.

La primera vez, ambos intentamos sinceramente que funcionara, pero las cosas se desmoronaron dramáticamente, principalmente porque ambos éramos demasiado jóvenes e inmaduros para manejar la distancia.

La segunda vez, los dos estuvimos de acuerdo en que nuestras vidas nos llevaban a diferentes partes del mundo y que probablemente era mejor dejarlo pasar – entonces luchamos por, ya sabes, dejarlo pasar durante un año, y fue una mierda.

La tercera vez, y tal vez porque ambos habíamos hecho esto antes, inmediatamente hicimos planes para terminar con la distancia lo antes posible (seis meses), y luego hicimos los sacrificios apropiados para hacerlo. Y ahora estamos casados.

En cuanto a sobrevivir a la distancia, esto es lo que aprendí:

Una de las cosas que matan las relaciones a distancia es la constante incertidumbre que subyace en todo. Esas preguntas en la parte superior de la pantalla pueden dominar el pensamiento de alguien. La incertidumbre te hará pensar:

  • «¿Vale la pena todo esto?»
  • «¿Sigue sintiendo lo mismo por mí que antes?»
  • «¿Está conociendo a otras chicas en secreto sin que yo lo sepa?»
  • «¿Me estoy engañando con todo esto? Tal vez seamos horribles el uno para el otro y yo no lo sepa».

Cuanto más tiempo estén separados, más pueden convertirse estas incertidumbres en legítimas crisis existenciales.

Survivre à une relation à distance

Por eso, para que una relación a distancia funcione, es fundamental tener siempre una cita que a ambos les haga ilusión. Por lo general, esta será la próxima vez que puedan verse. Pero también puede tratarse de otros momentos importantes de la vida: solicitar un trabajo en la ciudad de la otra persona, buscar un piso en el que ambos podáis ser felices, ir de vacaciones juntos, etc.

En cuanto dejas de tener un hito que alcanzar, es más difícil mantener el mismo entusiasmo y optimismo por el otro.

Una cosa es cierta en todas las relaciones: si no crecen, mueren.

Y el crecimiento es aún más crucial en una relación a distancia. Debe haber un objetivo para el que trabajen juntos. Debes tener una causa que te una en todo momento. Debe haber una trayectoria convergente en el horizonte. De lo contrario, inevitablemente se distanciarán.

2. Sé lento para juzgar

Hay algo psicológicamente divertido que nos ocurre a los humanos cuando nos separamos unos de otros: no somos capaces de vernos como realmente somos.

Cuando nos separamos o sólo tenemos una exposición limitada a una persona o evento,empezamos a hacer todo tipo de suposiciones o juicios que a menudo son exagerados o completamente falsos.

Esto puede manifestarse de varias maneras en una relación a distancia. En algunos casos, las personas se vuelven locamente celosas o irracionalmente posesivas porque perciben cada salida social casual como una amenaza potencial para la relación.

«¿Quién demonios es Dan? Dime quién demonios es Dan, y por qué está escribiendo en tu muro de Facebook – oh, ¿es tu medio hermano? No sabía que tenías un medio hermano. ¿Por qué no me dijiste que tenías un medio hermano? ¿Hay algo que no me estás diciendo? De acuerdo, tal vez no estaba escuchando cuando me lo dijiste, pero sigo sin querer que salgas con Dan, ¿entiendes?»

Survivre à une relation à distance

En otros casos, las personas se vuelven excesivamente críticas y neuróticas hasta el punto de que cada pequeña cosa que va mal es un final potencial de la relación. Así que si hay un corte de luz y su pareja pierde su llamada nocturna por Skype, es el fin de la relación, definitivamente se ha olvidado de mí.

Después de todo, si tu pareja no está delante de ti todo el día, todos los días, es fácil olvidar todos los pequeños aspectos desagradables de su personalidad que te molestan. Es bonito imaginar que hay una persona perfecta para ti, «la única», y que sólo esas molestas circunstancias logísticas os separan.

Todas estas fantasías irracionales no sirven de nada. «La ausencia hace que el corazón se encariñe» – bueno, yo diría más bien «la ausencia hace que el corazón se vuelva psicótico«. Cuidado. Cuando estás atrapado en un escenario de larga distancia, es importante mantener cierto escepticismo sobre tus propios sentimientos. Recuerda que no sabes realmente lo que está pasando y lo mejor que puedes hacer en cada momento es hablar con tu pareja sobre cómo se siente y cómo te sientes tú.

3. Que la comunicación sea opcional

Muchas parejas de larga distancia crean reglas en las que deben hacer X número de llamadas o hablar entre ellos cada noche a una hora determinada. Se pueden encontrar fácilmente artículos en internet que recomiendan este tipo de comportamiento.

Este enfoque puede funcionar para algunas personas, pero yo siempre he creído que la comunicación debe producirse de forma orgánica. Debéis hablar entre vosotros cuando os apetezca, no porque tengáis que hacerlo. Y si eso significa pasar unos días sin comunicarse, que así sea. La gente está ocupada, después de todo. Y tener periódicamente unos días para uno mismo es bastante saludable.

Survivre à une relation à distance

La comunicación es obviamente importante en cualquier relación, pero comunicarse más no siempre es lo mejor para la pareja en una relación a distancia, especialmente cuando es en un contexto forzado.

Cuando se fuerza la comunicación, pueden ocurrir dos cosas:

  • La primera es que, cuando inevitablemente te encuentres con días en los que no tengáis mucho que deciros (o no tengáis ganas de hablar), te saltarás la relación y pasarás tiempo con tu pareja no porque quieras, sino porque te sientes obligado. Bienvenido a todos los matrimonios de mierda. Este tipo de comunicación poco inspirada y llena de relleno a menudo crea más problemas de los que resuelve. Si su interlocutor parece más interesado en su declaración de la renta que en la historia de su día, lo más probable es que tenga que colgar y volver a intentarlo mañana. La sobreexposición es algo que existe.
  • El segundo problema que puede resultar de la comunicación forzada es que una o ambas personas pueden empezar a sentir que ya no tienen que comunicarse. Este resentimiento lleva entonces a discusiones tontas que casi siempre se convierten en alguna forma de «¡yo me sacrifico más que tú!» «¡No, yo me sacrifico más que tú!» Et jouer au jeu du «je me sacrifie plus que toi» n’a jamais rien résolu.

La mejor manera de evitar este error es hacer que toda la comunicación sea opcional, lo que significa que cualquiera de los dos puede retirarse en cualquier momento. El truco consiste en no tomarse estas renuncias como algo personal cuando se producen; al fin y al cabo, tu pareja no es tu esclava. Si tiene una semana ajetreada o necesita estar solo, eso es cosa suya. PERO, deberías utilizar el deseo de tu pareja (y el tuyo propio) de comunicarte como barómetro de cómo está progresando vuestra relación. Si su pareja siente espontáneamente que sólo quiere hablar unas pocas veces a la semana en lugar de unas pocas veces al día, esto es tanto la causa como el efecto de su sentimiento de distancia. Merece la pena hablar de ello y ser sincero.

4. Asegúrese de que la distancia es temporal

Una relación a distancia no puede sobrevivir sin esperanza. Y para que haya esperanza, tiene que existir la posibilidad de que las dos personas implicadas estén juntas algún día y experimenten un «Felices para siempre».

Sin esta visión compartida de la felicidad, todo lo demás empezará rápidamente a no tener sentido.

Recuerda que el amor no es suficiente. Ambos deben tener una visión de la vida que coincida, valores compartidos e intereses mutuos. Si ella acepta un contrato de 10 años para trabajar para el gobierno de Singapur y él va en trineo de perros por los casquetes polares, no hay muchas esperanzas para la relación, por mucho que se quieran.

No sólo debe haber una visión compartida de un posible futuro para los dos, sino que también debe sentir que está trabajando para conseguir esa visión. Si él está en Los Ángeles y ella en Nueva York, nada matará la relación más rápido que una persona solicite trabajo en Londres y la otra en Hong Kong.

Survivre à une relation à distance

Durante mi segunda relación, mi novia aceptó un trabajo en África. Mientras tanto, yo trabajaba duro en Francia intentando poner en marcha mi primer negocio en Internet. Cualquier esperanza de éxito se esfumó por las circunstancias y pronto nos separamos.

La mujer con la que ahora estoy casado es brasileña. Empezamos a salir mientras yo vivía en Brasil en 2012. Me fui después de unos meses y seguimos en contacto. Ambos éramos veteranos desgastados por relaciones a distancia fallidas, y una de nuestras primeras conversaciones fue que si no sentíamos que existía la posibilidad de volver a vivir en la misma ciudad en el plazo de un año, no tenía sentido seguir en contacto.

No fue una conversación fácil de tener, pero la tuvimos porque ambos sabíamos que era necesaria si queríamos continuar. Seis meses después me comprometí a volver a Brasil y quedarme con ella hasta que pudiéramos encontrar un plan a largo plazo.

Survivre à une relation à distance

Las relaciones a distancia sólo pueden funcionar si ambos miembros de la pareja ponen su dinero donde están sus genitales. Vale, suena raro… pero lo que quiero decir es que tenéis que comprometeros el uno con el otro a nivel logístico y de reorganización de vuestras vidas para que tenga alguna posibilidad de funcionar. Paradójicamente, acabas con esta extraña dinámica en la que la relación a distancia te obliga a comprometerte mucho más con alguien a quien has estado mucho menos expuesto que en una relación normal. Es como comprar un coche del que sólo has visto una foto.

¿Merece la pena?

Esta es la pregunta que más me hacen mis lectores. En cierto modo, sí, siempre vale la pena. Porque aunque la relación se esfume, habrás aprendido mucho sobre ti mismo, sobre la intimidad y sobre el compromiso.

Por otro lado, es difícil de decir. Porque cuando estás atrapado en una relación a distancia, no sabes realmente lo que es salir con la otra persona; al contrario, sólo tienes una vaga idea. Seguro que sabes algo sobre su personalidad y sus cualidades atractivas, pero no conoces la imagen completa. No conoces los tics de la otra persona, la forma en que evita el contacto visual cuando está triste, la forma en que deja un desorden en el baño y niega haberlo hecho, la forma en que siempre llega tarde a los eventos importantes, la forma en que pone excusas por el comportamiento inaceptable de su madre, su tendencia a hablar durante las películas, su tendencia a ofenderse fácilmente por los comentarios sobre su apariencia.

No puedes hacerte una idea de la verdadera relación hasta que estás en ella, en persona, y en la cara del otro todo el tiempo, te guste o no.Allí es donde existe la verdadera intimidad: allí, en el pequeño espacio personal entre dos personas que han pasado mucho, mucho, mucho tiempo el uno con el otro. Esta intimidad a veces no es apasionada, a veces es odiosa, a veces es desagradable. Pero es real. Y es esta intimidad real la que determina si una relación va a durar.

La distancia impide que esta intimidad restringida se forme de manera significativa. Cuando dos personas están separadas, es demasiado fácil idealizar e idealizar al otro. Es demasiado fácil pasar por alto diferencias mundanas pero importantes. Es demasiado fácil dejarse llevar por el drama de nuestras mentes en lugar de por las tranquilas y aburridas verdades de nuestros corazones.

¿Puede funcionar? Sí, puede funcionar. ¿Funciona? En general, no. Pero, de nuevo, esto es cierto para la gran mayoría de las relaciones. Y eso no significa que nunca debamos al menos intentarlo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seleccione su moneda
EUREuro