La distancia no destruye las relaciones, ¡lo haces tú!

La distancia destruye a la pareja

Lo primero que te viene a la mente cuando piensas en una relación a distancia es la infeliz pareja del instituto tras la graduación.

Las relaciones a distancia a veces parecen destinadas al fracaso. Si ya es difícil mantener una relación en la misma ciudad, ¿cómo podemos esperar mantener una a kilómetros de distancia?Y sin embargo, lo hacemos.

Los que nos hemos mudado a varias horas (o países) de nuestros amigos y familiares para asistir a la universidad, a menudo mantenemos relaciones a distancia con nuestros seres queridos, pero tenemos que ser intencionales sobre cómo lo hacemos.

La tecnología ha cambiado innegablemente la forma en que nos comunicamos. Ya sea para bien o para mal, lo cierto es que la llegada de internet ha revolucionado la comunicación haciéndola casi instantánea.

Couple distance

Según el libro «Amor a distancia«, de Ulrich Beck y Elisabeth Beck-Gernsheim, que estudia diferentes tipos de relaciones a distancia, «la intimidad a distancia depende de acuerdos firmes si se quiere mantener la conexión interior»

Se refieren a la intimidad en un contexto romántico, pero se puede intimar de forma no romántica, y el sentimiento es el mismo.

Se refieren a la intimidad en un contexto romántico, pero se puede intimar de forma no romántica, y el sentimiento es el mismo. Tenemos que comprometernos con nuestras relaciones, y en el caso de una relación a distancia, eso puede significar programar llamadas por Skype o prometer enviarse mensajes de texto todos los días.

Es más fácil encontrar tiempo para ver a alguien cuando se vive al lado o al otro lado del campus. La forma más fácil de mantener una relación estrecha es el contacto directo, cara a cara. El problema es que se puede acercar a través de Internet.

El problema es que se puede acercar a través de Internet.

Cuando los baby boomers (ja, ja) dicen que la tecnología ha cambiado la forma de comunicarnos, probablemente estén pensando en las antiguas formas de comunicación que carecían de contexto. (En una línea similar, el teléfono también fue criticado por razones similares a la tecnología moderna. La gente pensaba que eliminaría la necesidad de la interacción cara a cara.)

Comunicación no verbal, las señales e intenciones que transmitimos a través de cualquier cosa que no sean palabras, en realidad representa alrededor del 93% de nuestra comunicación sobre nuestros sentimientos, si se suscribe la teoría de 1981 del profesor de la UCLA Albert Mehrabian.

¡La comunicación es la clave!

Las antiguas formas de comunicación por ordenador -textos y correos electrónicos- han eliminado todas estas señales no verbales. Incluso hablar por teléfono es más difícil de interpretar, aunque transmite un tono que el texto no tiene.

Ahora que tenemos acceso a medios de comunicación como FaceTime y Skype, nos acercamos lo más posible a la comunicación cara a cara sin estar realmente juntos.

Y eso significa que volvemos al punto de partida, en cuanto a la relación: podemos vernos y comunicarnos como lo haríamos normalmente en persona. La única barrera para nuestras relaciones cuando se trata de la distancia somos nosotros.

Las relaciones a distancia no están condenadas desde el principio, simplemente requieren más esfuerzo del que podemos reunir en nuestras relaciones con nuestros compañeros de piso o vecinos.

Couple détruit distance

¡Comprométete!

Los estudios sobre la satisfacción en las relaciones a distancia, como el de Gretchen Kelmer publicado en la revista Family Process, han demostrado que las relaciones a distancia no están intrínsecamente ligadas a una menor insatisfacción.

Muchos de los participantes en el estudio que mantenían relaciones a distancia manifestaron realmente niveles más altos de satisfacción y compromiso que los de las relaciones más cercanas, aunque el estudio reconoce que los resultados más positivos podrían estar relacionados con la romantización de las parejas a distancia.

Pero, en general, el mensaje se reduce a esto: las personas que mantienen relaciones a distancia con éxito siguen comprometidas con el otro y se dedican tiempo a él, igual que haríamos con nuestra familia y amigos en casa (que podríamos considerar relaciones de menor importancia).

Según Kelmer et al, «los que tienen un vínculo y un compromiso más fuertes son los que tienen más probabilidades de permanecer juntos a pesar de la separación geográfica».

El estudio también ha revelado que las parejas a distancia tienen la misma probabilidad de romper con sus parejas que las parejas geográficamente cercanas, pero la conclusión real es que tampoco son más propensas a hacerlo. La idea de que las relaciones a distancia están condenadas al fracaso no es exacta.

Las parejas, los amigos y las familias que permanecen cerca a pesar de los kilómetros que los separan no hacen que las cosas funcionen por arte de magia. Es fácil adoptar la visión cínica de que no se puede estar cerca del otro sin estar presente, o que la separación hace más fácil mentir y engañar.

Este no es el caso.

Esto tampoco es necesariamente erróneo. La verdad, como suele ocurrir, se encuentra en algún punto intermedio.

¡Tenga confianza!

Sí, la distancia hace que sea más fácil ocultar cosas y guardar secretos, pero también puede ser un ejercicio de confianza y dedicación. Tenemos los medios para mantener relaciones como nunca antes, gracias a la tecnología, que permite la comunicación no verbal además de la palabra hablada, pero hay que usarla adecuadamente.

Aunque la tecnología hace que todo el mundo sea fácilmente accesible,tenemos que ser responsables del esfuerzo que ponemos en nuestras relaciones. Tenemos que tomarnos el tiempo para hablar con las personas que nos importan, aunque no sea fácil, y también tenemos que permitirnos ser vulnerables cuando hablamos con ellos.

Si la tecnología supone una amenaza real para nuestras relaciones, probablemente no sea la falta de señales no verbales. Es la falta de responsabilidad la que lo está provocando.

Si la tecnología es una amenaza real para nuestras relaciones, probablemente no sea la falta de señales no verbales.

No basta con hablar con alguien para tener una relación sólida. Es más difícil ser abierto y vulnerable cuando la persona con la que hablas no está en la misma habitación, pero ese es el tipo de comunicación que necesitamos mantener en nuestras relaciones más íntimas.

La distancia y la tecnología no significan el fracaso de nuestras relaciones. Lo hacemos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seleccione su moneda
EUREuro